Declaración judicial, exconscripto Fernando Guzmán

Acción pública, julio de 2015. Alameda y Vicuña Mackenna, Santiago.

Las acciones llevadas a cabo por la dictadura cívico-militar chilena determinan fuertemente las condiciones de vida de nuestra sociedad. Tras la renuncia forzada a una gran gama de derechos sociales y la ruptura dramática de los lazos que antes configuraron imaginarios colectivos y solidarios, la fractura provocada a fuerza de represión, tortura y censura escondía aun más elementos constitutivos de nuestra realidad. Y es que no solo se trató de acciones sino también de omisiones.

El reciente reflote de la existencia de un “pacto de silencio” entre uniformados vinculados con violaciones a los derechos humanos durante la dictadura se convierte en una prueba de que las instituciones y personas que instalaron el actual sistema político, económico y social se encargaron también de modelar un relato conveniente de la historia. Una realidad que venía siendo advertida desde el momento mismo de la primera violencia, es hoy –gracias a la irrupción tardía de los medios de comunicación masiva, tantas veces cómplices del régimen- una verdad evidente. La historia, como presumíamos, es siempre un territorio de disputa.

La verdad, entonces, contenida en declaraciones, archivos, comisiones y omisiones, aparece como un derecho a reclamar. Como colectivo de artistas visuales y activistas entendemos nuestro trabajo desde la urgencia de dicha disputa, anteponiendo la intervención directa, pública y colectiva a los encasillamientos tradicionales de autoría, obra única y contemplación pasiva. Al salir a pegar a las calles una copia a gran escala de la declaración del ex conscripto Fernando Guzmán sobre los grados de participación y encubrimiento del ataque brutal y alevoso que terminó con la vida de Rodrigo Rojas De Negri y dejó en estado grave a Carmen Gloria Quintana el 2 de julio de 1986, nos proponemos activar el espacio público con la verdad, la demanda por la justicia y contra la impunidad de civiles y militares que siguen determinando los rumbos de nuestra historia.

Participaron en esta acción: Javiera Cornejo, Macarena Abarca, Loreto Mendeville, Cynthia Shuffer, Ivana Gahona, Claudia Marchant, Gloria Elgueta, Cecilia Flores, Inés Molina, Federico Rodríguez y Paula Arrieta.